Incapacidad del Seguro Social

Written by Lancaster and Eure

Si una persona se enferma o lesiona al punto de estar incapacitada para trabajar por 12 meses o más, puede tener derecho a solicitar beneficios de Ingreso por discapacidad del Seguro Social (SSDI) o Ingreso de seguridad suplementario (SSI), dependiendo de la extensión de su historial laboral y la evidencia de su deterioro. Si bien la cantidad de tiempo que una persona ha trabajado determina el beneficio para el que es elegible (SSDI o SSI), ambos requieren evidencia médica suficiente para tener éxito.

No se puede exagerar la importancia de la evidencia médica. Cada persona quien aplica por beneficios es responsable de suministrar evidencia médica objetiva de sus impedimentos que le impiden trabajar. Las pruebas médicas aceptables son registros de médicos, hospitales o clínicas. Es fundamental que, incluso sin tener seguro médico, se busque tratamiento de cualquier fuente disponible. Una vez que se ha establecido un impedimento mediante evidencia médica, un reclamante puede respaldar la gravedad de su afección mediante el uso de fuentes médicas y no médicas para mostrar hasta qué punto su impedimento afecta su capacidad para funcionar en un entorno laboral. Ejemplos de estos incluyen los registros escolares del Reclamante, los registros del área de personal de su empleo, el testimonio de familiares y cuidadores que saben hasta qué punto el Reclamante está incapacitado

Para más información contactar a la abogada Beth Levine.  https://es.lancasterlawyers.com/beth-levine

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.